• Jacek Gleba

Dioses y Reyes, el retrato compartido de McQueen y Galliano

Actualizado: ago 31

Este mes he estado leyendo Dioses y Reyes: Ascenso y caída de Alexander McQueen y John Galliano. Se trata de una doble biografía a cargo de la periodista y escritora de moda Dana Thomas y la verdad es que leerla ha sido una experiencia muy estimulante: Thomas se adentra en las vidas de ambos diseñadores y explora los hechos y las conexiones que marcaron sus vidas y creaciones. Al final, el libro resulta un retrato auténtico y emocionante de dos de los diseñadores más influyentes de la historia de la moda contemporánea.


Dioses y Reyes relata, de forma rigurosa, inteligente y algo pícara, cómo Galliano y McQueen llegaron a ocupar las impresionantes posiciones que consiguieron en la moda durante los 90 y cómo evolucionaron personal y creativamente en la industria. Además, nos cuenta todo aquello que los llevó a sus respectivos finales: el suicidio de McQueen en el 2010 y el despido de Galliano en Dior en 2011.


Dioses y Reyes, de Dana Thomas, publicado por Superflua (https://www.superflua.es)


La verdad es que resulta lógico realizar un relato cruzado de las vidas de ambos creadores, puesto que, además de tener muchos elementos biográficos en común, siempre fueron comparados por la prensa (quizás precisamente por las semejanzas en sus trayectorias). Ambos diseñadores provenían de orígenes humildes en la Inglaterra de final de siglo, estudiaron en la Central Saint Martins (donde presentaron aclamadas colecciones de graduación) y obtuvieron mucho reconocimiento con sus propias marcas a través de desfiles rompedores e impactantes.

Ambos trabajaron para grandes casas de la moda en París: Galliano fue contratado para trabajar como diseñador de Givenchy en 1995 y un año más tarde fue trasladado a Dior (y sustituido por McQueen en su antiguo puesto). Esto permitió a los dos creadores trabajar en ambientes muy distintos a los que estaban acostumbrados: pasaron de dirigir firmas de moda británicas, jóvenes y alternativas, a trabajar en casas francesas de alta costura que, evidentemente, tenían equipos mucho más grandes y multitud de recursos.


Diseños de John Galliano.

Esta oportunidad, a la vez, tuvo un impacto negativo en los creadores: ambos diseñadores continuaron trabajando en sus respectivas firmas homónimas mientras trabajaban para Givenchy y Dior, con lo que debían diseñar un número descabellado de colecciones todos los años. Además de las colecciones de sus propias marcas, debían diseñar las de alta costura, prêt-à-porter y precolecciones para cada temporada en París. Esto los llevó a un agotamiento físico y creativo que, entre otras cosas, los encaminó hacia un excesivo (y peligroso) consumo de drogas.


De todos modos, creo que es importante remarcar que, a pesar de tener trayectorias muy similares, McQueen y Galliano son diseñadores muy distintos. En el libro se narra una entrevista a McQueen en la que habla al respecto: “John es más fluido y romántico. Tiene una visión que convierte en romántica a su mujer ideal (…) A mí lo que de verdad me importa es la independencia de una mujer”. Galliano utiliza el eclecticismo, las narrativas y la historia de la moda para construir siluetas sensuales y atractivas. McQueen indaga en la naturaleza humana, lo oscuro y lo carnal para construir un relato creativo y personal.


Diseños de Alexander McQueen.


Además, el libro no solo explica las vidas de los dos diseñadores, sino que ilustra la evolución de la industria de la moda en el último medio siglo. A través de las trayectorias de los creadores, vemos como a partir de los 90 las firmas de lujo dejaron de ser pequeñas empresas familiares para ser absorbidas por grandes firmas multinacionales, en muchos casos con el objetivo de construir grandes conglomerados. El ejemplo claro es LVMH (al que pertenecen Dior y Givenchy, además de marcas como Louis Vuitton, Fendi o Loewe), que acabará siendo una entidad clave en la historia de McQueen y Galliano.


El libro nos cuenta aquello personal de la vida de los diseñadores pero, sobre todo, indaga en su trabajo, su forma de crear y las ideas y conceptos detrás de sus desfiles más importantes. Realmente recomiendo leerlo con la aplicación de Vogue Runway cerca poder ver todas las creaciones a medida que se describen. La verdad es que me ha sorprendido lo mucho que he disfrutado este libro: con Dioses y Reyes, Dana Thomas realmente abre la puerta hacia los universos de dos de los creadores más impactantes que ha visto la moda.


John Galliano, 'Princess Lucretia', SS 1994.


Alexander McQueen, 'Joan', FW 1998.