Editorial: Meterse en un jardín

Es curioso porque, aunque paso una gran parte de mi día a día profesional y personal leyendo, analizando y creando contenido alrededor de la ropa, realmente nunca he sido una persona que compra mucho. Nunca he hecho eso de "hacer el cambio de armario" con el paso de las estaciones, porque, aunque algo apretado, en mi armario cabe todo lo que uso durante el año.


Estos últimos meses, además, la incipiente crisis medioambiental me ha mantenido todavía más alejado del centro comercial. Todos sabemos que la industria de la moda es una de las más contaminantes y no os voy a engañar, cada vez se me hace más difícil comprar sin sentirme algo culpable.


Durante los últimos meses he empezado a probar nuevas formas de consumir más suaves con el planeta. Si hace tres años me hubieran dicho que casi todas las prendas que compraría a los 21 serían de segunda mano, no lo hubiera creído. Y sin embargo, aquí estamos: la mayor parte de la ropa que llevo a día de hoy es vintage. La verdad es que no podría estar más contento.


Comprar vintage es definitivamente mucho mejor para el planeta (no existe prenda más sostenible que la que ya existe), pero además es algo que, normalmente, resulta mucho más económico que comprar de primera mano. En los últimos meses he conseguido piezas geniales por 5, 8 o 10€, además de prendas de firmas de lujo a precios que, comparados con los originales, resultan microscópicos. Si todo esto no fuese suficiente, comprar vintage ha estimulado mucho mi creatividad a la hora de vestir y me ha permitido conseguir piezas únicas.


A continuación comparto algunas de mis prendas vintage favoritas, todas de procedencias muy dispares: desde tiendas o mercadillos, a intercambios de ropa entre amigos. La verdad es que Barcelona ofrece muchísimas (y geniales) oportunidades para conseguir prendas de segunda mano, ¡espero que esto os motive a probarlo!


Camisa beis de cuadros de Flamingos Vintage Kilo (8€) y bolso Dior de los sesenta de Nau Bostik Barcelona Vintage Market (30€ más 12€ de restauración en OC&CO Handmade Bags). Los pantalones de pinza marrones me los regaló mi amiga Tonina porque ya no los usaba.


Americana oversize de Nau Bostik Barcelona Vintage Market (5€) y pantalones de pinza en beis, del market que Clara, mi profesora de baile, organizó en su casa hace unos meses (8€).


Chaleco de lana de Flea Market (10€). Los pantalones de pinza marrones me los regaló mi amiga Tonina porque ya no los usaba.


Camisa amarilla de manga abullonada de La Principal Retro&Co (17€, con descuento a 8€).

0 vistas

Suscríbete