Savage X Fenty: moda, música, danza y diversidad

Actualizado: 10 de dic de 2019



Creo que la transición que Rihanna ha llevado a cabo estos años es especialmente interesante: ha pasado de ser la chica mala de la indústria pop a ser una voz con cierta importancia en el mundo de la moda. Se hace evidente cuando uno de los desfiles más comentados de la temporada ha sido el de Savage X Fenty, la marca de lencería de la artista que, junto a Fenty (moda de lujo) y Fenty Beauty (maquillaje), configura el imperio de la cantante barbadense en la industria.


Y la verdad es que el desfile de Savage es, como mínimo, creativamente rompedor. Rihanna se toma muy en serio la diversidad e incluye en el desfile a mujeres de todas las tallas y etnias, mujeres trans, con discapacidades e incluso drag queens y, aunque no es la primera marca de lencería en hacerlo, definitivamente lo está popularizando. Además, el desfile innova también en cuanto a formato: se evita la pasarela tradicional y se apuesta por un escenario que incluye varios espacios y escenas que mezclan moda, música y danza. ¿Nos encontramos frente a un nuevo camino para la moda?


Para empezar, el espectáculo cuenta con apariciones de personalidades como las Hadid, Cara Delevingne, Laverne Cox o Normani, aunque el protagonismo se lo lleva la coreografía que se utiliza como línea narrativa del desfile. Se trata de una propuesta urbana, sensual, potente y genial (aunque a ratos un poco basta) que evidentemente tiene detrás a Parris Goebel.



Respecto a la moda, los diseños tienen un punto de misterio barroco, mucha sensualidad y dan mucha importancia al encaje en sujetadores, guantes o capas. Es una propuesta interesante, pero también es cierto que no sería lo mismo si se mostrase en una pasarela tradicional y sin el espectáculo que la rodea.


Uno de los elementos del desfile que más llaman la atención es la construcción del set: un conjunto de espacios interconectados con cierto aire teatral, pasados por una óptica minimalista por el estudio WP&A. Se trata de una superficie lisa que se convierte en un conjunto de plataformas, escaleras, arcos y pisos de ventanales. El uso que le da Goebel a este espacio con sus coreografías lo convierte en una parte esencial de la narrativa del desfile.



De todos modos, hay algún elemento que no acaba de funcionar: se incorporan diversas actuaciones musicales y casi todos los artistas que participan son hombres del mundo del rap y el trap (Big Sean, Migos, DJ Khaled, entre otros). Solo actúan dos mujeres y de todos los artistas, solo Halsey presenta algo fuera del marco de la música urbana. Creo que el rap y el trap no son exactamente los géneros más adecuados para representar el universo de la lencería y recuerdo que algunos de los representantes elegidos, DJ Khaled sin ir más lejos, han hecho comentarios misóginos durante sus carreras.


A pesar de esto, el espectáculo presenta distintos momentos impresionantes dentro de este formato que mezcla desfile, concierto y pieza coreográfica: la introducción con la misma Rihanna bailando sobre un podio, la aparición de Normani y la entrada de Bella Hadid son ejemplos de un concepto innovador y espectacular. Y es hasta tal punto un espectáculo llamativo que la empresa se permite presentarlo en Amazon Prime Video, plataforma de pago (que, por suerte, ofrece el primer mes gratis).



Por otro lado, resulta imposible sacar el tema de Savage X Fenty sin hablar también de Victoria’s Secret. La caída de la icónica marca de lencería es evidente. Ed Razek, su exdirector de marketing, ya dejó claro cuando se le pidió más diversidad que de ninguna manera introduciría mujeres de otras tallas o trans en sus desfiles, de modo que, como era inevitable, la marca tuvo en 2018 uno de los desfiles menos vistos de su historia y en 2019 ya no se va a celebrar (aunque haya hecho algunos primeros amagos de inclusividad).


Es normal que la gente deje de lado a Victoria’s Secret y empiece a mirar a Savage X Fenty cuando Rihanna propone una narrativa de diversidad e incluye a mujeres de todo tipo. ¿Para qué seguir una marca que se lucra a base de crear inseguridades en sus consumidores cuando se puede apostar por una marca que empodera?


Siguiendo esta idea y teniendo en cuenta la calidad del espectáculo que nos ofrece Rihanna, creo que casi todos nos preguntamos: ¿conseguirá el desfile de Savage X Fenty convertirse en EL desfile de lencería del año? De momento no está decidido: no queda claro todavía cuál es la posición de la marca respecto a la crisis medioambiental y habría que ver cómo evolucionan los diseños, pero parece que el viento sopla definitivamente a su favor.



Fotos por Craig Barrit y Dimitrios Kambouris


Aquí dejo algunos clips que merecen mucho la pena:




0 vistas

Suscríbete