Las claves de la última Semana de la Alta Costura de París

Actualizado: feb 3

Creo que una de las partes más complicadas de comprender de la industria de la moda es su calendario. Aparentemente todo gira entorno a dos temporadas, primavera-verano y otoño-invierno, y cada una supone una tanda de Semanas de la Moda (Nueva York, Londres, Milán y París). Ahora, ojalá todo fuera así de sencillo. También hay que tener en cuenta las semanas de la moda de hombre, que suelen ir antes que las de mujer. Además, la moda se está descentralizando y las 4 míticas Mecas de la industria cada vez compiten con más Semanas de la Moda alrededor del mundo: desde Africa a Asia y a America del Sur, son cada vez más los diseñadores que no sucumben al poder de las grandes capitales de la industria y abogan por la moda y la cultura de sus países. Y todo esto sin tener en cuenta los desfiles crucero o de pretemporada, que se presentan a parte.


La mayoría de estos desfiles corresponden al ready-to-wear, es decir, a colecciones de prendas que se adquieren ya creadas, con un rango de tallas entre el que escoger. Pero, entre todo este ruido y movimiento, encontramos también la semana de la Alta Costura de París, dedicada a los desfiles de casas de moda que mantienen la tradición de crear piezas a medida y presentan colecciones de moda hecha a mano y por encargo, a parte de sus colecciones de ready-to-wear.  


En el caso de Dior, por ejemplo, la marca francesa presenta para cada temporada tres desfiles: de hombre ready-to-wear, de mujer ready-to-wear y Alta Costura. Las colecciones de Alta Costura suelen ser las más creativas y experimentales que presentan las marcas. Además, se trata de piezas que conllevan muchas horas de trabajo, creadas enteramente a mano con técnicas muy complicadas, y por tanto, con precios estratosféricos que pueden llegar a los cientos de miles de euros. En definitiva, se trata de auténticas piezas de arte.


Valentino Alta Costura PV20

Fotos por Alessandro Lucioni


La Semana de la Alta Costura primavera-verano 2020, celebrada este enero, es un muy buen ejemplo de todo esto. Uno de mis desfiles favoritos de cada temporada es el que propone Pierpaolo Piccioli para Valentino. El diseñador ha conseguido crear un lenguaje de romanticismo, drama y, paradójicamente, delicadeza, que construye colecciones sencillamente emocionantes. Esta vez, presenta diseños con sabor a glamour de Hollywood mezclado con aire flamenco. Volantes, topos y conjuntos en rojo, blanco y negro conviven con siluetas sirena y grandes proporciones (como diría Rosalía, muy “aute cuture”).


Dior Alta Costura PV20

Fotos por Alessandro Lucioni


No podemos hablar de Alta Costura sin hablar de Dior. Esta temporada, Maria Grazia Chiuri colabora con la artista feminista Judy Chicago para crear una colección que reflexiona sobre la maternidad y que coge forma a través de la iconografía de las diosas grecorromanas. Se trata de una presentación más sobria y llevable que la de Valentino, con líneas limpias y siluetas clásicas. Pasa algo parecido en Chanel, donde Virginie Viard propone una colección inspirada en el convento en el que Coco Chanel vivió de pequeña. Siluetas de colegiala se declinan en colores neutros, principalmente negro, blanco y gris, para construir una colección austera y sencilla. Si bien en ambos casos se trata de propuestas menos creativas, cabe decir que probablemente sean de las más exitosas entre los compradores.


Chanel Alta Costura PV20

Fotos por Alessandro Lucioni


Uno de los momentos clave en esta semana ha sido el desfile de Jean Paul Gaultier, que se ha presentado como el último después de 50 años de trabajo. El diseñador ha decidido dar final a su trayectoria profesional con una gran despedida, mostrando más de 200 conjuntos que repasan sus grandes creaciones e influencias sobre la industria: elementos icónicos como las rayas marineras o diseños míticos como el cone bra que vistió Madonna en su Blond Ambition Tour han dado mucho que hablar. Además, desde Dries Van Noten a Isabel Marant, pasando por Viktor&Rolf y Nicolas Ghesquière, han sido muchísimos los diseñadores que han asistido al desfile para celebrar el trabajo del creador.


Jean Paul Gaultier Alta Costura PV20

Fotos por Alessandro Lucioni

Finalmente, quería acabar comentando el desfile de Schiaparelli, a cargo de Daniel Roseberry. Se trata de la segunda colección de Alta Costura que propone para la marca (hace tan solo seis meses que se unió a la casa) y realmente ha demostrado estar creando un universo propio. Es una de las propuestas más creativas de la semana, sobre todo en la ejecución de los detalles: en una conversación entre el cuerpo y la moda, Roseberry propone gafas en forma de ojo, collares creados con dientes de oro y vestidos con bordados que recuerdan al sistema nervioso. Una de las imágenes más potentes de la semana ha sido la de un vestido azul cubierto de broches que sobrepasan las fronteras de la tela y cubren enteramente a una modelo. Se trata de una mezcla de creatividad, calidad, trabajo y emoción, y en definitiva, un muy buen ejemplo de lo que significa la Alta Costura.


Schiaparelli Alta Costura PV20

Fotos por Isidore Montag

0 vistas

Suscríbete