• Jacek Gleba

Análisis de estilo - Un 'Gossip Girl' para la Generación Z

Parece que cierta sensibilidad nostálgica se ha apoderado de la televisión. Aun así, pocos reboots se han esperado como el de la icónica serie americana Gossip Girl. Si bien el drama fue uno de los factores que popularizó la primera edición de esta, es incuestionable que su vestuario, y su particular visión de la moda, fueron lo que la convirtió en un fenómeno. ¿Puede algo parecido suceder en esta ocasión?

¿A qué se dedicará la élite adolescente de Nueva York en la nueva década? Estrenado este verano en HBO Max, el Gossip Girl de 2021 ofrece una mirada contemporánea sobre la serie original y, aunque toma como partida la esencia de esta (las vidas sentimentales de los alumnos de una escuela privada son expuestas en un popular blog), la nueva propuesta viene cargada de cambio. GG ha pasado a ser una cuenta de Instagram, los personajes presentan mucha más diversidad racial y sexual (aunque quizás falte algo de pluralidad de cuerpos) e incluso podemos apreciar cierto interés político; que sea genuino o no, es un debate aparte.

Uno de los protagonistas indiscutibles de la serie original fue su propuesta de vestuario, algo que parece mantenerse en esta nueva edición. Eric Daman, quien fue el encargado de crear los looks del primer Gossip Girl, regresa para ofrecernos una versión actualizada del icónico estilo de la serie, rediseñando y trabajando el concepto del uniforme escolar personalizado.


Gossip Girl (2021)


Aunque se trata de algo que hemos visto antes, Daman nos ofrece una perspectiva nueva; en vez de diseñar un uniforme realista y añadir accesorios llamativos para diferenciar a los personajes (algo que acaba resultando caricaturesco y que, desafortunadamente, pasa en la serie española Élite), en el Gossip Girl de 2021 los personajes visten prendas de distintas marcas y diseñadores, a veces alteradas con el logo de la escuela y ceñidas a una paleta de color concreta, para crear looks que en conjunto juegan con la idea de uniforme, sin realmente serlo.


Se trata de un concepto que, aunque poco verosímil, permite construir un universo global identificable para la serie a la vez que otorga espacio para la narración de identidad de cada personaje y, sobre todo, para la exploración de estilo. Al final, la moda y las dinámicas de poder que retrata son un elemento clave en un proyecto como este e ignorarlas sería, sin duda, perder a uno de sus mejores activos.


Durante sus años al mando del vestuario de Gossip Girl, Daman ha dejado claro que el objetivo de la serie es editorializar la televisión. Los looks no se trabajan solo desde una perspectiva audiovisual (como vestuario que ayuda a explicar la historia), sino que entran en la esfera de la moda. Casi como si de una revista se tratase, la serie se convierte en un gran escaparate para algunos de los mejores creativos del sector.


Carrusel con imágenes de Gossip Girl (2021)

A través de firmas como Bode, Area o Christopher John Rogers, Daman sustituye los Dior y Chanel de la versión anterior para acercarse a una mirada más independiente, y más contemporánea, de la industria. Cada personaje tiene un estilo propio y, también, una serie de marcas que lo identifican. Mientras es habitual ver a Audrey en las últimas creaciones de Simone Rocha, dada la naturaleza naíf de su identidad de moda, no es nada sorprendente que Julien, definitivamente más bodycon, lleve un look de Laquan Smith a una fiesta en el tercer capítulo. Si además tenemos en cuenta la gran popularidad que la marca ha obtenido en Instagram en los últimos años, la propuesta sencillamente funciona.


La verdad es que la serie retrata muy bien el efecto que las redes han tenido en nuestra relación con la ropa. Internet ha cambiado el ritmo de las tendencias pero, sobre todo, nos ha permitido democratizar la moda y, paradójicamente, crear nuevas jerarquías sobre ella. Julien, influencer interpretada por Jordan Alexander, es un muy buen ejemplo de ello: todos los personajes parecen girar a su alrededor y el estilo es la herramienta que le ha otorgado gran parte de ese poder.


Más allá del universo de la serie, ¿ejercerá este estilo influencia sobre el mundo real? ¿Tendrá este nuevo Gossip Girl el impacto que su antecesor tuvo sobre la moda? Habrá que esperar un poco para verlo, aunque todo parece ir a favor. Sin ir más lejos, los diseñadores Laura Kim y Fernando Garcia, al mando de la firma Monse, han lanzado ya una colección en colaboración con la serie, y no sería nada sorprende empezar a ver el estilo de la Constance Billard School en nuestros feeds de Instagram. Habrá que sacarle el polvo a las corbatas, por si acaso.


Tráiler de Gossip Girl (2021)